¿Infraestructura ciclista segura?

Ciclovías discontinuas: Virrey Cevallos y Moreno

Ya todos sabemos el crecimiento que ha experimentado el ciclismo urbano en la ciudad de Buenos Aires y como se expandió la infraestructura ciclista impulsada desde hace varios años por los diferentes gobiernos locales, y ahora nos enfrentamos a un problema que venimos planteando desde hace mucho tiempo y que surge de la necesidad de mantener y mejorar todo lo que se hizo hasta ahora.

Con el auge del ciclismo urbano y su promoción durante estos últimos años, se implementó en Buenos Aires la construcción de una red interconectada de ciclovías protegidas por las calles de la ciudad que hoy llega a unos aprox. 230 km, y si bien han contribuido enormemente a que la gente se anime más a salir en bicicleta, han quedado en un estado de abandono que merece ser reclamado por quienes nos movemos todos los días en bicicleta.

Las ciclovías protegidas de la ciudad son bidireccionales y de un ancho aprox. de algo más de 2m lo cual las hacen bastante limitadas en cuanto a la circulación, por ejemplo, de bicicletas cargo que tienen un ancho de maniobra más amplio que cualquier otra bicicleta convencional, a lo que sumamos la problemática que suman para con los peatones, que si bien muchos ya han incorporado estas ciclovías en sus mentes, muchos otros todavía solo miran hacia donde vienen los vehículos motorizados porque esa es la costumbre que todos tenemos naturalizada. Además de que el carril adyacente al cordón-cuneta es normalmente de cemento y con cierto declive, lo cual lo hace bastante incómodo de transitar, sin mencionar que los días de lluvia se torna resbaladizo, lo que nos puede hacer perder el equilibrio arriba de la bicicleta.

 — Leer Ciclismo urbano: severas deficiencias en la infraestructura

El diseño e implementación de una red interconectada no es fácil de lograr en una ciudad tan grande como Buenos Aires, y destacamos el esfuerzo en querer lograrlo, pero lo que más nos preocupa es que al momento de diseñar la red no se han contemplado factores de circulación fundamentales que solo si te subís a una bicicleta se pueden experimentar y esos errores de diseño se ven en muchos rincones de la ciudad y los padecemos todos los días.

Para que una red de ciclovías sea cómoda, segura y eficiente, deben estar debidamente interconectadas en función del tránsito de bicicletas y de la experiencia del usuario, y sin embargo en muchos casos eso no sucede, poniendo a los/as ciclistas en situaciones de riesgo indeseadas como quedar de contramano, u obligar a transitar por la vereda o haciendo trayectorias que, si bien en muchos casos son tomadas como temerarias por conductores/as, las hacemos porque debido al diseño nos resulta más seguro hacerlas de esa manera y no de otra.

https://twitter.com/pablolebedinsky/status/1097505875567263745?s=19

Los casos más destacados en relación al diseño de ciclovías, entre otros, son aquellos en los que una ciclovía se interrumpe de repente y luego continua 100/200m más adelante, que para un/a ciclista que viene en el sentido del tránsito no representa un enorme riesgo, a pesar de tener que salir de la ciclovía, pero para quien viene de contramano al tránsito vehicular motorizado sí representa un riesgo, porque no solo obliga a salir de la ciclovía, sino que te pone de contramano, o en su defecto debes bajarte de la bicicleta para seguir caminando, o como hacen muchos, seguir camino arriba de la bicicleta con el peligro que eso representa para los peatones, lo cual hace que esa ciclovía deje de ser cómoda, segura y eficiente.

Algo que los/as responsables de gestionar infraestructura ciclista deben entender es que muchas personas, especialmente aquellas que no cuentan con mucha experiencia andando en bicicleta, se enfrentan a situaciones que las ponen incómodas y eso da lugar a que se realicen maniobras que pueden generar todo tipo de incidentes que todos queremos evitar. Hay que pensar el diseño desde arriba de una bicicleta, experimentando sensaciones, modos, y poniéndose en la cabeza de quien va a usar esa ciclovía todos los días. Interrumpir una ciclovía, cualquier sea su razón, es un error de diseño, y si aun así quieres hacerla entonces es preferible hacerla en otro lado o no la hagas.

https://twitter.com/pablolebedinsky/status/1090279465031213058?s=19

Otro tema que debemos considerar importante es el mantenimiento de cada ciclovía porque la bicicleta no es un auto o camión y cualquier imperfección en el pavimento puede causar un daño, no solo a la bicicleta sino a quien la conduce. Es fundamental que el asfalto por donde circulan las bicicletas sea liso y sin imperfecciones que puedan causar un incidente. Hoy no se le presta debida atención a este problema y queremos que esto sea parte de la gestión de movilidad sustentable y segura y no dejar en manos de terceros el arreglo de cualquier obra sobre infraestructura ciclista.

Conectar, mantener, reparar, señalizar son acciones que generan seguridad para quienes andamos en bicicleta por la ciudad, nos queremos sanos/as, nos queremos vivos/as y por sobre todas las cosas nos queremos seguros/as.

Confiamos en que los/as funcionarios/as le darán la oportunidad al bici-activismo de sentarse en la misma mesa de trabajo donde se toman las decisiones, para que la gestión sea realmente integral y multidisciplinaria, de lo contrario todo seguirá encerrado en un círculo que no representa al usuario, que en definitiva es el destinatario final de las decisiones que allí se tomen.

Seguridad vial no solo es controlar la circulación de vehículos sino también gestionar infraestructura vial que permita que esa circulación sea óptima para cada uno de los actores de tránsito.

 

Pablo Lebedinsky es biciactivista, socio y colaborador de ACU. Pueden seguirlo en Twitter.

facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Leer Más